cafe-800x450

Lo bueno y lo malo de la Cafeína.

Lo malo:

  1. La cafeína es un diurético natural y también genera deshidratación. Por esta razón, el consumo excesivo de infusiones como el té o el café pueden desembocar en una gran sequedad cutánea.
  2. La ingesta de cafeína acelera la producción de cortisol, también conocida como la “hormona del estrés”.
  3. Si se ingiere gran cantidad de cafeína es fácil que se sienta una caída en picado del estado de ánimo, lo que va a provocar la necesidad de tomar cada vez más para mantenerse animado, esto es, una adicción a la cafeína.
  4. Existe una asociación significativa entre el consumo de café con cafeína y la disminución de la densidad mineral ósea en la cadera y la columna vertebral que viene con el envejecimiento y conduce a la osteoporosis, una de las principales causas de las fracturas en los ancianos. No se produce una pérdida de hasta 5 miligramos de calcio por cada seis onzas de café regular o dos latas de cola. Tan poco como 300 a 400 mg de cafeína al día duplica el riesgo de fractura de cadera.
  5. La cafeína se dijo para bloquear los efectos de la adenosina, un neurotransmisor que se cree para promover el sueño. La cafeína también aumenta el número de veces que se despierta durante la noche, aumentando la necesidad de orinar y que interfiere con el sueño profundo. Esto lleva a una mala calidad del sueño y la fatiga durante el día, lo que a su vez desencadena que usted tome bebidas con cafeína más en un ciclo de retroalimentación negativa.
  6. Por otra parte, algunos estudios han demostrado una relación directa entre el consumo de café y la disminución del riesgo de sufrir diabetes de tipo 2.

Lo bueno:

  1. Mejora el estado de ánimo y la sensación de bienestar en general.
  2. La cafeína acelera el metabolismo y puede ayudar a descomponer la grasa de forma alrededor de un 30% más eficaz si se consume antes de hacer ejercicio. Esto, unido al hecho de que la cafeína puede ayudar a aumentar los niveles de azúcar en la sangre -lo cual disminuye la sensación de hambre-, hace que el consumo de cafeína sea muy interesante antes de realizar la actividad física para aumentar los niveles de energía y el rendimiento.
  3. Produce dilatación de los bronquios, y arterias coronarias.
  4. Contiene antioxidantes, que previene la oxidación del organismo por parte de los radicales libres.

 

zjkh7h2tfzyby-_ffdytodl72ejkfbmt4t8yenimkbvvk0ktmf0xjctabnaljim9

10 PLANTAS VASODILATADORAS.

Existen diversas plantas que contienen sustancias que promueven la dilatación del músculo liso en las paredes de los vasos sanguíneos, provocando así una disminución de la presión sanguínea arterial. Es decir, que hacen que se abran las arterias y que la sangre pueda fluir con mayor facilidad e incrementando así a su vez la aportación de oxígeno en sangre.

paragrapharticle-2166-54805029c9982

Algunos de estas plantas son:

  1. Ajo: El ajo es un alimento vasodilatadorgracias al compuesto alicina, lo que ayuda a que la sangre llegue a todos los rincones del cuerpo y que en cierto modo se prevengan las placas de ateroma formadas por el colesterol. Este efecto vasodilatador también ayuda a controlar la hipertensión y por tanto prevenir enfermedades cardíacas. También posée propiedades antiagregantes, contribuyendo a evitar la formación de trombos sanguíneos, haciendo que la sangre sea más fluida, por lo que es un alimento excelente para personas que hayan tenido problemas de trombosis o embolias.
  2. Cacao puro: Los flavonoles del cacao ayudan a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos, lo que contribuye a un flujo sanguíneo normal”.
  3. Espinacas: Los nitratos inorgánicos, presentes en las verduras como las espinacas, tras entrar en contacto con las bacterias bucales producen óxido nítrico. Este óxido tiene un efecto vasodilatador en las arterias, lo que ayuda a abrirlas y por lo tanto mejora su función, y contribuye al control de la presión arterial.
  4. Gingko biloba. Mejora el flujo sanguíneo, sobre todo la microcirculación,  por su efecto vasodilatador periférico, también reducen la viscosidad sanguínea
  5. Remolacha: Entre los nutrientes que toma del suelo se encuentra el nitrato que, según los investigadores, es el responsable de reducir grandemente la presión arterial en individuos que padecen hipertensión.                                                       Según el estudio británico realizado recientemente por el Hospital Barts y las Escuelas de Medicina de Londres y Península, las personas que bebieron jugo de remolacha disminuyeron su presión arterial tan sólo una hora después de la ingesta, aunque el efecto reductor fue mayor luego de tres o cuatro horas de haberlo consumido.                                                                                                                               Los responsables del estudio explican que el efecto reductor de la presión arterial sólo tiene lugar cuando el nitrato contenido en el jugo de remolacha toma contacto con la saliva, ya que es aquí cuando el nitrato se transforma por acción de las bacterias salivales en nitrito y al llegar al estómago se convierte en óxido nítrico.
  6. Centella Asíatica. Si quieres favorecer tu circulación sanguínea, puedes beber hasta 3 tazas de té de centella asiática al día. Verás cómo esta infusión, activa rápidamente tu circulación.
  7. Arándano negro. Los arándanos negros son buenos tanto para el corazón como para tratar la hipertensión arterial, debido a que favorecen la dilatación de tus vasos sanguíneos, lo que reduce la resistencia periférica al flujo de sangre.
  8. El té de espino blanco es un potente tónico para tu corazón, a lo que suma sus beneficios vasodilatadores. Esta planta ha sido muy utilizada tradicionalmente, por la Medicina China.
  9. Aloe vera: Dilata los capilares al ser vasodilatador, por lo que se utiliza en caso de varices o problemas de circulación.
  10. Sandía. Se han estudiado las propiedades vasodilatadoras de la sandía, relacionadas con su alto contenido en citrulina. Esta sustancia mejora la relajación de tus vasos capilares, por lo que es muy recomendable sufras o no de enfermedades cardiovasculares.