Artículos de interés

Antinutrientes: Inhibidores de la asimilación de minerales, vitaminas y enzimas. Cómo evitarlos.

En los productos alimentarios de origen vegetal existen componentes intrínsecos que, aunque mayoritariamente se inactivan con el calor, a altas dosis podrían causar intoxicaciones aguda. Entre ellos, se pueden destacar:

-Inhibidores de las proteasas: se encuentran en legumbres y cereales.

-Lectinas o fitohemaglitininas: sustancias proteínas que están contenidas en la soha o alubias. Originan hemaglutinación con anemina.

-Glocósolidos biciógenos (tioglucósidos): se encuentran en las coles, nabos, soja y mosztaza. Al descomponerse forman alilisocinato y 5-viniloxazolidina-2-tina que interfieren en el metabolismo de yodo produciendo bocio.

-Glucósidos cinagénos (linamarina o faseolutina): pueden descomponerse y formar ácido cianhídrico en el organismo, inhibiendo la acción de la citocromooxidasa en el ciclo respiratorio. Los niveles más altos se han detectado en la mandioca o tapioca, asi como en los frutos secos, sorgo, almendras amargas y semillas de melocotón y albaricoque. La tapioca preparada inadecuadamente ha sido asociada a ambliopía y neuropatía atáxica en Nigeria.

-Diversas sustancias carcinogénicas: pertenecen en extractos de setas congeladas.

-Oxalatos (ácido oxálico y oxalato potásico): presentes en espinacas, almendras y té. Normalmente existe suficiente calcio en los alimentos para inmovilizarlos, pero se ha dado casos de intoxicación por su consumo excesivo.

-Alcaloides pirrolizidínicos.

Inhibidores de la tripsina: materias proteicas presentes en la lima y la soja que interfieren el proceso de la digestión humana (hidratos de carbono)

La adulteración del pan con almortas o harina de almortas produce un cuadro clínico conocido como latirismo, debido al ácido B-N-OXALIL-a-B-diamino-propiónico. Se trata de una mielosis funicular con degeneración de la via piramidal y paralisis espástica sin alteraciones sensitivas. No hay tratamiento eficaz, aunque se recomienda el empleo de corticoides y vitaminas del complejo B y E.

La solanina (derivado de la solanidina) y la chaconina son alcaloides de las patatas inmaduras. Están localizadas, sobre todo, en su piel, aumentando con la exposición solar (la patata se torna verde), cuando tiene lugar el brote, por traumas o condiciones de almacenamiento adversas. Originan síntomas gastrointestinales que acompaña de cefaleas, vértigos, alteraciones renales, crisis hemolíticas, etc.

El fabismo está producido por la inhalación del polen o la ingestión de habas o brotes de Vicia fava. El agente causante es un nucleótido denominado vicina. Causa trastornos gastroentéricos, fiebre y sincope sobre lo que se instaura un cuadro de anemia hemolítica con ictericia y esplenomegalia.

La mayoría de las plantas, incluidos muchos cultivos, están equipadas con defensas químicas (tóxicos) para defenderse de plagas de insectos u otros fenómenos y pueden perjudicar  a la salud humana.

Siempre hablamos de los tóxicos que añadimos a los alimentos de forma artificial (pesticidas, metales pesados, alteraciones genéticas, dioxinas, aminas, etc.). Y solemos olvidarnos de los tóxicos o antinutrientes que los alimentos contienen de forma natural.

Se encuentran en los vegetales y  tienen funciones como inhibir la germinación de las semillas antes de tiempo o impedir ser comidos masivamente por animales. Pero cuando nosotros las ingerimos, reducen o impiden la utilización de algún nutriente (proteínas, vitaminas o minerales), ya sea a nivel digestivo o metabólico.

Las proteínas también pueden ser antinutrientes, tales como los inhibidores de proteasas; especialmente de tripsina y de lecitina, encontrados en leguminosas.4Estos inhibidores enzimáticos interfieren con el proceso de digestión.

¿Qué son los antinutrientes?

Podemos definir a un antinutriente como una sustancia que impide la absorción, asimilación o inactiva el efecto de un nutriente, pudiendo ser este una vitamina, un mineral u otro. Así, lo que produce el antinutriente en nuestro organismo es impedir el aprovechamiento de uno o más nutrientes de los alimentos.

Su efecto suele producirse cuando se consume simultáneamente o inmediatamente después a la ingesta del nutriente cuya asimilación afecta y existen diferentes antinutrientes, todos ellos con diferentes características.

Algunos de los antinutrientes más conocidos por nosotros son el ácido fítico, presente en alimentos de origen vegetal y sobre todo en aquellos sin refinar, como pueden ser cereales integrales, salvado de trigo, frutos secos o semillas.

Nada es absolutamente bueno ni absolutamente malo. Debemos conocer la parte positiva y la parte negativa de los alimentos, para saber cómo y cuándo es conveniente su consumo.

Tipos de antinutrientes

Podemos clasificarlos en varios grupos:

  • Taninos, solanina, xantinas, glirricina, lectinas, glucósidos tóxicos.
  • Inhibidores enzimáticos.
  • Antivitaminas.
  • Inhibidores de la asimilación de minerales.
  • Sustancias antitiroideas.

Antinutrientes: antivitaminas

Si un alimento contiene antivitaminas, limitan o inhiben la absorción de vitaminas que estamos ingiriendo en esa comida.

Son antivitaminas:

  • Antibiotina: en la clara del huevo se encuentra la avidina, sustancia que inhibe la absorción de la vitamina biotina (también llamada vitamina H) en el intestino. Esto sólo constituye un problema en el consumo de huevos crudos, ya que calor destruye la avidina.
  • Antitiamina: la absorción de tiamina o vitamina B1 puede verse afectada por la presencia de la enzima tiaminasa I, ya que degrada la vitamina tiamina. Esta enzima tiaminasa se encuentra en pescados, crustáceos y vísceras. Se observan déficits de esta vitamina en poblaciones que consumen mucho pescado crudo, lo cual se evita mediante calor, ya que la cocción destruye la tiaminasa I. El déficit de tiamina da lugar a la enfermedad beri-beri. También interaccionan con la tiamina la enzima tiaminasa II (presente en helechos) y el ácido caféico (que no tiene nada que ver con la cafeína y se encuentra presente en té verde y negro, salvado de trigo, etc).
  • Ácido ascórbico-oxidasa: es una enzima que destruye la vitamina C. La encontramos en pepinos, melocotones, col, calabaza, zanahoria, tomate, patata, etc. Se inactiva fácilmente mediante calor, por ejemplo  mediante el escaldado a 100o durante 1 minuto. A esta técnica se la denomina “blanqueo”, ya que evita el pardeamiento enzimático. ¿Qué hacemos entonces? Consumir alimentos vegetales frescos y también cocidos al vapor, una de las técnicas culinarias que menos nutrientes destruye.
  • Niacinógeno: es una sustancia que evita la absorción de la niacina o vitamina B3.  Se encuentra en el maíz y sólo se inactiva al poner el cereal en remojo con hidróxido cálcico (cal muerta). Curiosamente, éste es un proceso milenario llevado a cabo por las culturas de América Central, que aprendieron a remojar el maíz con cenizas para poderlo limpiar más fácilmente. De este modo, inactivaban también el niacinógeno y evitaban la pelagra, enfermedad por déficit de niacina.

Oxalatos:

El ácido oxálico es un quelante de  minerales como calcio, hierro, magnesio, cobre y cinc: les hace precipitar, por lo que se impide la absorción de estos minerales.

Toleramos cierta cantidad de oxalatos, pero un consumo excesivo puede producir déficits de los minerales citados, cálculos renales y en casos de ingesta elevada se pueden presentar efectos tóxicos (con síntomas como dolor abdominal, gastroenteritis en casos agudos y diarrea, vómitos, alteraciones en la coagulación, en casos más graves). Puede llegar a ser letal en dosis de 5 gr en adultos.

La cantidad de oxalatos que contienen los alimentos es muy variable según la fuente que consultemos (y según la estación del año, variedad de planta, maduración, etc. de la planta sobre la que se hace la medición). Pero a grandes rasgos, estos son los alimentos que contienen oxalatos, en orden de mayor a menor cantidad:

Espinacas, acelgas, perejil, plátano, tomate,  ruibarbo, cacao negro, remolacha, frutos secos, judías, cereales integrales (seguidos por alimentos con menores cantidades como espárragos, brócoli, tomate, higo, frambuesa,  café, coliflor, te, ciruelas, manzanas, etc…).

El ácido oxálico desaparece en su mayor parte al desechar el agua de cocción de estas verduras.

Se recomienda consumir los alimentos en oxalatos alejados de aquellos que aportan calcio como medida de precaución.

Y, por último, comentaros que el ácido oxálico se produce dentro de nuestro organismo cuando se metaboliza la vitamina C, entre otros procesos metabólicos, por ello la ingestión de megadosis de esta vitamina tiene además el inconveniente de la acción desmineralizante de este acido, además de aumentarnos la diuresis.

Se recomienda consumir los alimentos en oxalatos alejados de aquellos que aportan calcio como medida de precaución.

Fitatos:

Se encuentran presentes en la parte fibrosa de muchas plantas, incluidos los cereales localizándose en este caso en las cubiertas externas: el conocido salvado, pero también en la soja. Al igual que los oxalatos, también reducen la biodisponibilidad de minerales, especialmente calcio, hierro y cinc.

Una estrategia alimentaria para contrarrestar en cierta medida el efecto de los fitatos es el consumo de semillas, como por ejemplo el sésamo  -rico en estos minerales- evitando que coincidan en la misma toma los alimentos ricos en fitatos y los que son ricos en minerales como el calcio.

Algunos tipos de fibra no tienen ninguna influencia sobre el calcio, pero hay algunas, como las insolubles (lignina, celulosa y hemicelulosa), presentes por ejemplo en el salvado de trigo, que disminuyen su absorción a nivel intestinal, por los mecanismos anteriormente explicados. La lignina contenida en el salvado de trigo, también tiene un efecto irritante de la mucosa intestinal al “arañar” el intestino en su arrastre. Por lo tanto no es aconsejable abusar de su consumo para tratar el estreñimiento.

El consumo excesivo de alimentos ricos en fibras, probablemente pueda llegar a disminuir la biodisponibilidad del calcio, ya sea porque se unen con este mineral e impiden su absorción y se elimina, o porque al acelerar el tránsito intestinal, reducen el tiempo disponible para ser captado por el organismo.

Alimentos ricos en ácido fítico son: sésamo, alubias, linaza, cebada, salvado de trigo, avena, soja y trigo, donde ronda de los 500 a 1000 mg por 100g y tristemente tampoco se libra el cacao que no deja de ser una semilla. Comparándolos con alimentos como el aguacate (1mg por 100g) o el brecol (18mg en 100g)

La enzima fitasa hidroliza el ácido fítico y lo transforma en inositol y ácido fosfórico anulándose su acción desmineralizante.

La germinación de las semillas aumenta la actividad de la fitasa, reduciéndose la actividad del ácido fítico.

– La fermentación de los productos de panadería reduce la acción del ácido fítico gracias a la fitasa de la harina y de la levadura.

La actividad de la fitasa es máxima a una temperatura entre 45 y 60ºC, pero se inactiva a más de 70ºC, por tanto los procesos de cocción desactivan esta enzima.

No obstante, son tantos los beneficios que aportan las fibras al organismo, que se aconseja su ingesta pero no en forma abusiva.

Pectinas:

Otros tipos de fibra como las pectinas también pueden interferir en la absorción de minerales.

Como podemos ver, una dieta con presencia importante de antinutrientes y con insuficiente cantidad de los nutrientes que pueden afectarse por los mismos, puede dar origen a déficit nutricionales y enfermedades a causa de éstos. Por ello, identificar los antinutrientes y reducir su efecto en la cocina es de gran importancia.

Antinutrientes: inhibidores enzimáticos

Entre los antinutrientes, un grupo muy importante son los inhibidores enzimáticos. Nuestra digestión ocurre gracias a la acción de enzimas, que descomponen los nutrientes en la digestión para que los podamos absorber. Pero hay ciertas sustancias en algunos alimentos que impiden la correcta acción de esas enzimas:

Impiden la proteólisis digestiva (o sea, la descomposición de las proteínas en aminoácidos). Las proteínas deben llegar descompuestas en aminoácidos a nuestro intestino. Si no lo están, estos fragmentos pueden pasar por un intestino demasiado permeable y causar problemas a nuestro sistema inmune o a nuestro riñón. Incluso pueden originar problemas de crecimiento, debido a la baja absorción de proteínas y también porque estos inhibidores hipertrofian el páncreas y estimulan su (esto se puede reconocer por el aumento del nitrógeno fecal).

Normalmente, al cocinar el calor desnaturaliza estos factores y con ello casi todo su efecto inhibidor, aunque suele quedar un valor residual inhibidor del 5-20%. El significado tóxicológico de este efecto residual se desconoce en la actualidad.

Estos inhibidores son:

  • Antitripsinas o inhibidores de proteasas: son sustancias que impiden el uso o metabolismo enzimático de las proteínas. Se encuentran en productos tanto de origen vegetal –leguminosas, patata, batata, cacahuete como animal –leche, calostro, huevo (ovomucoide y ovoinhibidor)-.  El más conocido y destacado es el inhibidor de tripsina, que se encuentra en la soja, judías…
  • Inhibidores de la tripsina y quimotripsina bovina: en la soja se han hallado inhibidores del tipo factor Bowman-Birk y factor de Kunitz. También se han aislado inhibidores similares en judías, cacahuetes, guisantes, lentejas, aunque la actividad de cada uno es diferente.

Anticarbohidrasas

Estas sustancias impiden el uso completo de los hidratos de carbono, porque afectan a las enzimas que hidrolizan (descomponen) los hidratos de carbono.

Estos inhibidores son:

  • Antiamilasas: evitan que asimilemos el almidón. Se encuentran en leguminosas, trigo integral.
  • Antiinvertasas: en patatas y maíz.

Cómo reducir el efecto de los antinutrientes en la cocina

Si bien no siempre podemos hacer algo ante el efecto de los antinutrientes, siempre es importante que llevemos una dieta equilibrada y variada, de manera que cuidemos las fuentes de nutrientes diversos y no nos excedamos con los antinutrientes consumidos. Especial atención deben tener quienes llevan dietas especiales, por ejemplo: vegetarianos.

Pero si bien no siempre podemos reducir el efecto de los antinutrientes en la cocina, en algunos casos podemos actuar para aprovechar mejor los nutrientes del plato, por ejemplo:

  • Cocinar siempre la clara de huevo, pues la cocción inactiva a la avidina, sustancia con efecto de antinutriente.
  • No beber té o café hasta pasadas las dos horas de haber ingerido alimentos ricos en hierrocomo pueden ser las lentejas, garbanzos, carnes, pescados u otros.
  • Remojar y cocinar bien las legumbresque debilitan las saponinas que poseen y reducen el efecto antinutriente que las mismas contienen.
  • Intentar no mezclar oxalatos con alimentos ricos en calcio, por ejemplo: evitar la combinación de sardina rica en calcio con remolacha que tiene el antinutriente, o evitar consumir espinacas con salsa a base de leche, porque el calcio de esta última puede limitarse a causa de los oxalatos del vegetal.
  • No abusar de los alimentos ricos en fitatosu otros antinutrientes si no ingerimos suficientes cantidades de los nutrientes que pueden resultar afectados. Por ejemplo, si no consumimos lácteos en absoluto no abusemos del salvado de trigo que incluso reducirá la absorción del poco calcio que consumimos con otros alimentos.
  • Las legumbres deben cocinarse (recomiendo al vapor) o germinarse, pero mejor nunca crudas: una vez germinadas se recomienda calentar en un salteado ligero (los brotes de soja, de garbanzos) para eliminar los inhibidores que hayan podido quedar.
  • Evitar el consumo de plátanos y mango verde, que contienen antiamilasas.

A modo de curiosidad: unos 200 g de pan integral, contienen fitatos como para inhibir el calcio que contiene un vaso de leche.

Con la cocina podemos reducir el efecto de los antinutrientes con la finalidad de incrementar la proporción de nutrientes presentes en nuestra dieta. Por ello, no olvides prestar atención a estas sustancias y recordar que los métodos de cocción pueden ayudar así como también,  puede ser de ayuda evitar combinaciones de alimentos poco aconsejables para el organismo por mezclar nutriente y su antinutriente en un mismo plato.

 

Aminoácido que ayuda a la formación del colágeno: La Fenilalanina

Se trata de un aminoácido esencial. Si no lo introducimos a través de la dieta, podemos sufrir carencias. Es importante saber que es un elemento que colabora con otras sustancias para realizar su trabajo. Entre otros, el de controlar el apetito, mejorar la capacidad para memorizar y en el alivio del dolor crónico.

Sabemos que la juventud y la fuerza vital dependen directamente del equilibrio de los nutrientes. Este aminoácido actúa como un potente analgésico endógeno. Ayuda  en la producción de importantes sustancias químicas, como la dopamina y la epinefrina. También interviene en la producción de endorfinas.

Algunos beneficios más:

  1. Como analgésico endóngeno fenilalanina tiene propiedades para disminuir el dolor de los músculos. Va bien para la sintomatología de dolor de espalda baja y también para las articulaciones cuando afectan al tendón. (también antiinflamatorio en las enfermedades reumáticas).
  2. Ayuda a la formación de colágeno y elastina.
  3. También está presente en el proceso de producir melanina para el cabello y para la piel, cuando son generados los pigmentos dan color a la piel, así que sus funciones son bastantes amplias en todo el organismo.
  4. Ayuda a controlar el sobrepeso, regulando el metabolismo de grasas y de glucosa
  5. Está asociado a la producción de hormonas como la dopamina, que relaja y activa el sistema de recompensa de nuestro cerebro. También, estimula la memoria a corto y largo plazo y combate las deficiencias entre los neurotransmisores.

Alimentos que aportan fenilalanina

En cantidades adecuadas, la fenilalanina no causa efectos secundarios ni resulta dañina. Como mucho, puede llegar a ser laxante. El problema es cuándo su consumo resulta desmesurado. Suele ocurrir a los atletas cuándo toman muchos complementos deportivos. Muchos alimentos y suplementos contienen este elemento y la suma de varios, puede ser excesiva, adherida a una dieta ya de por sí, rica en proteínas.

  • Huevos
  • Pescados (salmón)
  • Carnes (carne de res, pollo, pavo, hígado,)
  • Algunos cereales (germen de trigo y avena)
  • Algunos frutos secos (almendras, cacahuetes, avellanas)
  • Verduras y hortalizas (espárragos, soja)
  • Algunos lácteos
  • Granos enteros

5 Beneficios de las pepitas de uvas que no conocías

1.   Disminuyen problemas cardiovasculares

Las proantocianidinas de las uvas mejoran la circulación de la sangre y fortalecen los vasos capilaresarterias y venas. Esto es muy importante, porque unas venas sanas permiten que tu salud cardiovascular esté mejor controlada.

Cuando tus arterias están elásticas, la sangre irriga mejor y se evitan los molestos endurecimientos. Este no es solo un problema estético ya que, cuando la sangre no tiene libre paso, se crean trombos.

 

2.   Tienen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas

Las bacterias se encuentran en todos lados y resulta casi imposible estar a salvo de ellas. Por eso, debes tomar medidas para evitar que te afecten. Una opción es consumir semillas de uva, las cuales tienen efecto antiinflamatorio y protegen tu intestino y articulaciones.

 

3.   Desintoxican tus intestinos

El sabor amargo de las semillas de uva se debe a su alto contenido en fibra. Aunque masticarlas puede resultarte desagradable, son perfectas cuando tu tránsito intestinal es lento (estreñimiento).

Además, al hacer que tus intestinos se limpien también eliminas rápidamente todas las toxinas que has acumulado.

4.   Mejoran el crecimiento y calidad del cabello

El aceite de uva para el cabello tiene una buena cantidad de beneficios que pueden contribuir a mejorar notablemente la salud del cabello. No obstante, antes de seguir, es interesante saber que el aceite de uva no se extrae de la uva en sí, sino de las pepitas de uva, que son las que tienen las propiedades adecuadas para fortalecer el cabello.

Otra de las propiedades con las que cuenta el aceite de uva, es que dispone de una gran cantidad de vitamina E, que, como veremos a continuación, es muy positiva para el cabello

5.   Tienen propiedades antioxidantes

Las semillas de uva naturales son ricas en flavonoides como ácido gálico y epicateínas. Estos antioxidantes son veinte veces más benéficos que la vitamina E y cincuenta veces más benéficos que la vitamina C.

Evitarás que los síntomas de envejecimiento prematuro se noten en tu piel. Lo más importante es que este efecto rejuvenecedor también beneficia a las células, tejidos y órganos.

Las semillas de uva son ricas en colágeno y resveratrol, dos elementos fundamentales para contrarrestar y prevenir el envejecimiento de la piel. Consumir estas semillas otorgará mayor elasticidad a tu piel a la vez que lucirá más joven.

 

Propiedades y cualidades específicas de los Frutos Secos

El consumo de frutos secos, dentro de una dieta equilibrada, aporta beneficios para la salud.

1. Ayudan a mantener una buena salud cardiovascular porque protegen los vasos sanguíneos y ayudan a reducir la presión arterial, también por su aporte de fibra, sus proteínas vegetales.
2. Mejoran los niveles del colesterol HDL en la sangre.
Son antiinflamatorios por su contenido en omega 3 y antioxidantes.
Su consumo habitual ayuda contra el envejecimiento, por la vitamina E que cuida las células.
3. Ayudan a la recuperación muscular.
4. Contienen arginina, importante para la cicatrización de heridas, en la circulación sanguínea y es un protector de las funciones inmunológicas.

Cualidades específicas de los frutos secos

1. Almendras, Son ricas en vitamina E (más de 20 mg/100g) (calcio, magnesio, potasio, fósforo). En su piel hay flavonoides y fibra dietética.
2. Avellanas, contienen grasas insaturadas, tiene vitamina E, vitaminas B1, B2 y B9, y vitamina A y C; también minerales, como potasio, calcio y magnesio, fósforo y manganeso.
3. Anacardos, son fuente de proteínas y carbohidratos. Son ricos en vitamina B1 y magnesio. Ayuda a superar el estrés y la depresión.
4. Cacahuetes, Los cacahuetes son los frutos secos con mayor contenido en vitamina B3 (15,3 mg/100 g), además de ricos en ácido fólico y proteínas vegetales (50g cubren la cuarta parte de la recomendación diaria). Además, son fuente de grasas monoinsaturadas (58%) y grasas poliinsaturadas (26%).contienen también bastante fibra, y vitamina E.
5. Nueces, son antioxidantes y ayudan a mejorar la memoria por los polifenoles que contienen. Son una buena fuente de omega 3 que ayuda a reducir el colesterol.
6. Pistachos, reducen el colesterol malo y aumentan el colesterol bueno. Tienen un alto contenido en antioxidantes como las vitaminas A y E.
7. Castañas, son ricas en azúcares y bajas en grasas buenas y proteínas.
8. Piñones, propiedades nutritivas que protegen el corazón, aportan mucha energía de forma rápida y tienen mucha proteína vegetal.
9. Coco, es un fruto seco tropical rico en ácidos poliinsaturados omega-6, el 75% de la grasa saturada del coco es ácido láurico que reduce el colesterol malo (LDL) y aumenta el bueno (HDL). Además, es una excelente fuente de manganeso, aporta el 60% de la cantidad diaria recomendada.

Cómo consumirlos

Cómelos mejor crudos, Sin sal y sin tostar.
Consumirlos con moderación y en cantidades normales 20- 50 g ya que puede dificultad un poco la digestión y tienen muchas calorías.
Se pueden incluir en varias comidas en pequeñas cantidades y combinar con otros alimentos.
Leer más

El azafrá.

El azafrán, Crocus sativus, es una planta muy conocida como producto de gran calidad en la alta gastronomía, así mismo se le conocen diversos beneficios como planta medicinal. Se trata de una planta bulbosa de altura baja.

Además de ser un condimento exquisito, tiene una tradición milenaria en la medicina ayurvérica como tónico-relajante mental.

16904690_1489610284382944_6473648510941839589_o

Estudios científicos han demostrado que puede ser igual de eficaz que algunos medicamentos habituales, pero sin sus efectos adversos (dosis recomendada), para el tratamiento  de la depresión leve y moderada, gracias a su contenido en safranal.

Otro de sus componentes, la crocina, es un antioxidante más potente que la vitamina E, con efecto protector sobre las neuronas.

Ayuda al proceso digestivo  y también previene las piedras en la vesícula biliar.

El extracto de azafrán, que contiene cocina y crocetina, ha demostrado mejorar la memoria y habilidades cognitivas o de aprendizaje en numerosos estudios cientícos.

Los complementos a base de azafrán pueden mejorar el estado de ánimo y regular los cambios de humor, un efecto de gran utilidad para controlar los picoteos entre horas o pequeños desequilibrios asociados a la tensión premenstrual.

Tener en cuenta que aunque sea natural, su dosis superior a 1,5 g -2 g día puede tener algunos efectos no deseados, siempre con precaución.

LA LLAMADA DE UNA PASIÓN.

Laura Gallardo Herrero tiene 24 años y siempre ha estado involucrada en el mundo del deporte. En casa le surgió el deseo irrefrenable de fortalecer su cuerpo (hasta los 20 años no empezó a ir al gimnasio). Para poder lograr su objetivo ha tenido que realizar unos estudios acordes con la meta que pretende alcanzar: Laura es autónoma en Nutricionista deportiva y Entrenadora Personal; también Entrenamiento Funcional en Core 360, Marketing Digital y Redes, Monitora de Educación física, Alimentación deportiva, herbodietética y homeopatia.

Además de adquirir unos conocimientos encaminados a lograr su sueño, Laura necesita realizar unos ejercicios específicos, seis veces por semana, dos veces al día normalmente; el séptimo día, el que se supone que tiene de descanso, hace cardio en ayunas. Es supervisada, generalmente cada semana, por el preparador José Parejo Jiménez: Director y Formador de cursos relacionados con el Deporte. Organizador Eventos Dep…, y es quien le pone el entrenamiento, junto con una correcta dieta que guarda relación con el nivel que va adquiriendo y sus necesidades vitales. El resultado vendrá años después, según marcados objetivos, y por etapas (sucesivos volúmenes y definiciones); en el caso de Laura es alcanzar un espectacular estado físico.

 

picsart_08-30-04-31-23

 

Casi todos los sueños se consiguen mediante el esfuerzo: con espíritu de entrega y sacrificio. De la misma forma viene ocurriendo a la hora de esculpir gradualmente un cuerpo hasta quedar transformado en una verdadera escultura viviente; para lograrlo, se tiene que percibir el mismo apasionamiento o enamoramiento que sintió Laura a los 16 años con el deporte: una especie de llamada irrefrenable que contribuye a ser el motor o  fuerza motriz que nos lleve a alcanzar el objetivo deseado en un futuro más o menos próximo –ya hemos adelantado que no se llega de la noche a la mañana–; se irá consiguiendo mediante pequeñas metas, llamadas fases o etapas, hasta llegar al ideal soñado, en el caso de que podamos lograrlo. Cosa  que no va a ocurrir con Laura: ella es una atleta que ya ha alcanzado la categoría body fitness y que, aún, sigue superándose así misma: en estos momentos lucha por llegar a ser una woman phisique.

Laura adora a los animales y –aparte de su pasión por el deporte–  trabaja  con su padre en una oficina administrativa; en los ratos libres atiende a sus seguidores por las redes sociales. Como es entrenadora personal pues, prepara a otros atletas; entre ellos, a Rebeca Crucera: “El mundo de la alta competición es apasionante y disciplinado al máximo” –Laura dice a Rebeca, mi hija–: “tú preparas a los demás pero a ti te tienen que llevar porque, pasas por fases en las que no eres tan realista como se debiera y necesitas que te controlen”.

Nos encontramos ante un mundo poliédrico: gente joven que hace deporte en el plano profesional, con grandes dosis de ilusión y espíritu de  sacrificio; a los deportistas que pretenden lograr su objetivo personal, incluso exponiendo su salud; a los temporeros que inician todo tipo de actividades y no concluyen ninguna; a los que tienen un trabajo sedentario y no hacen deporte, etc.

Es evidente que todo lo que mejora al ser humano se toma como una enseñanza ejemplar: “La vida es muy diferente a la escuela. En la escuela primero aprendes la lección y luego te ponen la prueba…” –dice un dicho–. Más abajo se entre ve lo que a Laura  le ha aportado el mundo del deporte, simplemente leyendo uno de sus profundos comentarios: “Tú no escoges tu destino, él te escoge a ti”. Y aquellos que te conocían antes de que el destino te cogiese de la mano, no pueden comprender la profundidad de los cambios que sufres por dentro, no se imaginan cuánto puedes perder si fracasas. Pero eres el instrumento de un diseño infalible y, cuando toda vida pende un hilo, el héroe aprende rápidamente quién puede comprenderle y quién es un simple estorbo.”

El entusiasmo de Laura no tiene límite: va parejo al que desarrolla un buen músico, un magnifico pintor o un gran artista. La ilusión de Laura  no tiene precio y se manifiesta ante una positiva mirada de la vida, que ella perfila, con frases que suele colgar en Facebook, Instagram, Twitter etc., y que miles de sus seguidores: “Empezar el día haciendo cardio y ver estos paisajes no tiene precio” –nos comenta–; mientras, sonrío pensando esta respuesta–: “Pues, yo amanezco todos los días en mi casa, escuchando hablar a mi hija de la gran pasión de su entrenadora personal por el deporte.

Es evidente, que la gran pasión de Laura ha generado este artículo. La últimas noticias que tenemos de ella es que, el pasado mes de  agosto, ha conseguido ser parte integrante del equipo Laurent-Pro Nutricion; también estará en la expoferia Arnold Classic del 22 al 25 de septiembre, en Barcelona (una concentración en el ámbito Europeo que representará las novedades del Fitness). Felicidades mi querida Laura: sé que llegarás tan lejos como te lo propongas.

dsc_0107-02

Entrevista realizada por; María José Fernández Sánchez.

Intolerancias alimentarias.

images

Por lo general, de un 80% a un 90% de los casos, las intolerancias alimentarias son <<adquiridas>>. Solo un pequeño porcentaje parece ser de origen genético. Cuando un paciente sufre una reacción adversa a las manzanas o al pan, a menudo se trata de un desarrollo nuevo, algo que no experimento de niño.

Una de las razones por las que aparece una intolerancia alimentaria es que las personas comen siempre los mismos 15 o 20 alimentos. Al existir tan poca variedad en la dieta, por alguna razón el sistema inmunológico desarrolla una intolerancia a esos alimentos ingeridos de manera más frecuente.

Otra posible razón es que el aparato digestivo suele debilitarse a medida que nos hacemos mayores. El sistema digestivo se debilita por una amplia variedad de motivos, entre ellos la típica dieta norteamericana o de comida rápida, el estrés, fármacos como los antibióticos, en algunas personas el tabaco y el alcohol.

Y en algunos individuos otra causa es una de una dolencia que muchos médicos han calificado de <<síndrome del intestino permeable>>. Hay muchas personas que tienen esta enfermedad y no lo saben, pero fundamentalmente se trata de una dolencia que genera malas digestiones y una mala absorción de los alimentos en los intestinos. Las proteínas de los alimentos no se descomponen adecuadamente, y a través del intestino delgado se absorben moléculas de proteína más grandes de lo normal. El sistema inmunológico interpreta que esas moléculas en exceso grandes son sustancias invasoras y las ataca. En el proceso de contraataque, el organismo libera unas sustancias químicas inflamatorias que dan lugar a muchos y diversos síntomas físicos mentales, y todos ellos constituyen reacciones de intolerancia alimentarias.

Diferencia entre atún fresco y enlatado.

El atún es uno de los pescados azules más consumidos en nuestro país. Posee un 12% de grasa, lo que lo convierte en un pescado graso, pero se trata de una grasa rica en ácidos grasos omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre y a hacer la sangre más fluida, lo que disminuye el riesgo de aterosclerosis y trombosis. Por este motivo, es recomendable el consumo de atún y otros pescados azules en caso de enfermedades cardiovasculares. El atún es el pescado habitual en la dieta que posee más contenido en proteínas de alto valor biológico (23 gramos por 100 gramos), superior incluso a las carnes.

images

El atún contiene también cantidades significativas de vitaminas liposolubles (solubles en grasa) como la A y la D. La primera contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. La vitamina D favorece la absorción de calcio y su fijación al hueso, además de regular el nivel de calcio en la sangre.

Entre las vitaminas del grupo B destacan la B2, B3, B6, B9 y B12. El contenido en esta última supera al de las carnes, huevos y quesos, alimentos que son fuente natural de esta vitamina. Estas vitaminas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas). Además, intervienen en diversos procesos de gran importancia funcional como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético y el funcionamiento del sistema nervioso y de defensas, entre otros.

En cuanto a los minerales, el fósforo y el magnesio sobresalen en la composición nutritiva del atún, sin despreciar su contenido en hierro, yodo y calcio.

¿Pero cuál elegir?

El contenido en sodio del atún enlatado es unas siete veces mayor que el atún fresco. El atún fresco contiene más potasio que juega un papel funamental en la vida del deportista.

Algunas conservas contienen que no son de buena calidad o lleva bastante tiempo el envase almacenado, con lo cual algunas propiedades se perderían.

El atún enlatado está en contacto con el metal que puede descomponerse con el calor y formar compuestos tóxicos peligrosos para el hombre.

El atún fresco presenta muchas más ventajas que el de conserva.

atun-conserva

 

 

 

8 Problemas que ocasionan de las bebidas light y su composición.

La legislación vigente en España sobre este tipo de productos marca tres requisitos para poder venderse con esta denominación: contar con un homólogo no light, detallar en la etiqueta las calorías y valores y, lo más importante, presentar una reducción mínima del 30% del valor energético respecto al producto de referencia.

Sin embargo, en los últimos años se han publicado numerosos estudios científicos que alertan sobre los peligros para la salud de las bebidas bajas en calorías elaboradas a base de edulcorantes y que animan a las administraciones a endurecer los controles, cuando no a restringir su venta.

Un consumo excesivo de este tipo de bebidas puede “falsear” la percepción del organismo y perjudicar el seguimiento de una dieta, haciéndonos comer más aparte de tener problemas de salud.

A pesar de que pareciera que los refrescos light son “inofensivos” y no causan problemas de salud, la investigación de Purdue University asocia el consumo de refrescos de dieta con los siguientes padecimientos.

original

  1. Enfermedades del corazón

Beber uno o más refrescos light al día podría elevar el riesgo de sufrir un infarto o padecer algún problema cardiovascular entre las mujeres. Antonio Gil, especialista de la Sociedad Española de Neurología, explica que las sodas contienen sodio y fructosa que cuando se consume en exceso elevan el nivel de la prensión arterial.

  1. Diabetes

El consumo regular (1 o 2 latas) de refrescos de dieta puede aumentar hasta 60% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Una de las razones es que el aspartame, principal edulcorante artificial, provoca un aumento de azúcar en la sangre y picos en los niveles de insulina, lo cual podría generar una mayor resistencia, favoreciendo la aparición de esta enfermedad explica un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition.

  1. Síndrome metabólico

La Universidad de Purdue asocia el consumo diario de refresco de dieta con 36 por ciento más de probabilidades de desarrollar síndrome metabólico si se compara con una dieta libre de esta bebida. Esta afección concentra los factores de riesgo que elevan las probabilidades de padecer una enfermedad cardiovascular o diabetes tipo 2, entre glucosa en la sangre, hipertensión arterial, exceso de grasa en la cintura.

  1. Asma:

El benzoato de sodio que contienen las bebidas gaseosas es un preservativo, incrementa el sodio general de la dieta y reduce nuestra habilidad de absorber el potasio. Algunas reacciones al benzoato incluyen urticaria recurrente, asma y eczema.

Al día, 11 estadounidenses mueren de asma y el costo del asma en E.U.A escala a más de 18 billones de dólares anuales.

  1. Aumento de peso

Como estas bebidas no son lo suficientemente saciantes, provoca que se consuman más calorías a través de alimentos sólidos, se explica en el artículo de American Journal of Clinical Nutrition.

Además muchas de estas calorías son vacias es decir no aportan nutrientes alguno al organismo.

Los edulcorantes artificiales o “azúcar falsa” de estas bebidas engañan al cuerpo haciendo que piense que está consumiendo algo dulce. El organismo no metaboliza estos endulzantes igual que la glucosa, haciendo que se acumule y se transforme en grasas, condición que eleva el riesgo de sobrepeso”, asegura el artículo.

  1. Problemas de huesos (Osteoporosis)

El ácido fosfórico que sirve para conservar la bebida por más tiempo, pero que puede tener un efecto nocivo en el organismo.

El ácido fosfórico es esencial para el buen funcionamiento del organismo, ya que es comúnmente conocido como fósforo, que todos necesitamos a la hora de realizar varias funciones vitales como el simple hecho de mantener un cerebro y una memoria en perfectas condiciones. Pero como todo en el organismo, en exceso no es nada recomendable, por ello la ingesta de este ácido muy a menudo y en cantidades muy elevadas puede a la larga acabar por producirnos algún que otro problema.

El principal problema de los refrescos es que contienen altas cantidades este mineral, que a pesar de ser necesario, debe mantener unos ciertos niveles de equilibrio que nos permitan conseguir una buena salud. El principal problema del exceso de fósforo es la desmineralización que se produce en huesos y dientes a causa del exceso de este mineral. Es cierto que el calcio y el fósforo deben mantenerse en equilibrio para así conseguir tener unos huesos fuertes y saludables.

El calcio y el fósforo son dos minerales que el uno actúa en contra del otro si están en niveles desiguales, ya que el fósforo evita la asimilación del calcio por parte del organismo, y por ello se desencadena un proceso mediante el cual ponemos en riesgo las reservas que el propio organismo posee, pudiendo en cualquier momento afectar a los huesos y a su estructura. Este proceso mantenido durante días, meses y años puede acabar desencadenando en nosotros una serie de enfermedades óseas a causa de la falta de calcio.

  1. Complicaciones reproductivas

Las latas de refrescos tienen una cubierta de resina que contiene (Bisfenil-A), el mismo químico utilizado en botellas para bebé de plástico, botellas de agua y contenedores de plástico que arruinan el sistema endocrinológico, potencialmente causan pubertad prematura y anormalidades reproductivas  y cáncer.

  1. Desgaste del esmalte de dientes

Mirtala Güitrón Reyes, especialista en periodoncia, implantología y odontogeriatría, explica que la mayoría de refrescos de cola, sean light o no, contienen ácido cítrico u ortofosfórico. Estos desgastan el esmalte de los dientes y favorecen la acumulación de bacterias formadoras de caries.

Hay polémica si el excesivo consumo de bebidas light endulzadas con ciclamato de sodio, capaz de endulzar hasta 600 veces más que el azúcar de caña, podrían generar cáncer. Este endulzante artificial está aprobado por Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Sin embargo, en 1970 se asoció el consumo del ciclamato con cáncer de vejiga en ratas y se prohibió su consumo en varios países.

El National Cancer Institute explica que después de unos estudios concluyó que el ciclamato no es cancerígeno”.

En general, los refrescos light no son recomendables si se quiere llevar una alimentación saludable.

Composición de las bebidas gaseosas

Normalmente, las gaseosas contienen agua, azúcar, edulcorantes artificiales, ácidos (fosfórico, cítrico, málico, tartárico), cafeína, colorantes, saborizantes, dióxido de carbono, conservantes y sodio  A continuación describiremos los componentes más importantes de las gaseosas y sus efectos individualmente:

Agua: el agua es el mayor ingrediente y representa el 90% o más de las bebidas gaseosas. Típicamente utilizan agua destilada o filtrada por osmosis inversa o nano filtración, por tanto prácticamente se elimina su contenido de minerales.

Azúcar: las gaseosas contienen gran cantidad de azúcar refinada. Una lata de 325 ml de bebida no dietética, contiene alrededor de 33 gramos de azúcar (carbohidratos de absorción rápida), el equivalente a 11 cucharitas de té. Azúcar refinada se refiere a el azúcar blanca (sacarosa) o al almíbar de maíz con alta fructosa. La alta ingesta de azúcar produce problemas dentales y aumenta el riesgo de sufrir de diabetes, cardiopatías, obesidad, sobrepeso y osteoporosis entre otras enfermedades.

Edulcorantes artificiales: las bebidas gaseosas dietéticas o de calorías reducidas contienen edulcorantes artificiales de bajas calorías. Entre ellos se destaca el aspartamo, acesulfamo-k y la sacarina.

Aspartamo (Nutrasweet/Equal): es 200 veces más dulce que el azúcar, por eso se utiliza en poca cantidad para endulzar la gaseosa.

Acesulfamo-K (Sweet One): es 100-200 veces más dulce que el azúcar, con un gusto residual un tanto amargo. De acuerdo a estudios, no se aconseja su consumo ya que diversos análisis en animales han mostrado su potencial carcinógeno.

Sacarina (Sweet’N Low/Sugar-Twin): es un edulcorante no nutritivo que es 300 veces más dulce que el azúcar. Al igual que el acesulfamo, estudios en animales de experimentación han demostrado que superando ciertas dosis diarias este puede ser causa cáncer.

Ácidos: la mayoría de las bebidas gaseosas contienen ácidos: cítrico, fosfórico, málico y tartárico. Estos ácidos proporcionan esa sensación refrescante y al mismo tiempo preserva la calidad y el dulzor de la bebida. El pH promedio de las bebidas gaseosas es de 2.4.

Ácido fosfórico: crea un medio ácido que mejora la absorción del dióxido de carbono, reduciendo la presión que genera el dióxido de carbono y permitiendo así el embotellamiento. El ácido fosfórico tiene un sabor amargo que es compensado con el agregado de azúcar. Está relacionado con la pérdida de calcio.

Ácido cítrico: es un acidulante usado para complementar sabores frutados en las bebidas. Mantiene los niveles de pH bajos, impidiendo el crecimiento de organismos. Es uno de los ácidos más erosivos para los dientes. Hoy en día, el ácido cítrico se obtiene industrialmente a partir del maíz y no de frutos cítricos. Contiene MSG (glutamato de sodio) que puede ocasionar, en algunas personas susceptibles, dolores de cabeza, dolor de pecho, náuseas, etc.

Cafeína: es una sustancia adictiva que mejora el sabor de la gaseosa. Estimula el sistema nervioso y aumenta la frecuencia cardíaca. Cuando se consume cafeína, temporariamente aumenta la capacidad de atención y disminuye la fatiga. Junto con el azúcar genera una conducta adictiva que perjudica nuestra salud. En una lata de gaseosas de 355 ml hay aproximadamente 40 mg de cafeína.

Dióxido de carbono: responsable de las burbujas de la gaseosa, el dióxido de carbono se introduce al agua bajo presión. A medida que se agrega más dióxido de carbono, disminuye el pH, otorgando más acidez a la gaseosa y por lo tanto resulta más burbujeante. También se lo considera un conservante ya que genera un medio ácido que previene el crecimiento de microorganismos.

Conservantes: son sustancias que preservan el gusto y el sabor y conservan la bebida por más tiempo, inhibiendo o deteniendo el crecimiento de microorganismo como hongos y bacterias. El exceso de preservativos puede causar asma, erupciones en la piel e hiperactividad.  Los conservantes más usados son:

Dióxido de sulfuro (E220): es el más efectivo. Previene que las bebidas cítricas se oxiden y no cambien su color (que no viren al marrón). No puede ser usado en bebidas que son envasadas en contenedores de aluminio, ya que el contacto del dióxido de sulfuro con el aluminio produce sulfuro de hidrógeno (ácido sulfhídrico) que es altamente tóxico.

Benzoato de sodio (E211): es muy efectivo contra el crecimiento de levaduras y bacterias. Es difícil de disolver y tiene tendencia a precipitar en ácido benzoico. Bajo ciertas condiciones, reacciona con la vitamina C formando benceno, altamente tóxico para nuestro organismo por ser cancerígeno.

Sorbato de potasio (E202): es menos efectivo que el benzoato de sodio ante ciertas bacterias. Es más efectivo en un medio menos ácido comparado al benzoato de sodio. Es muy costoso y puede suprimir el sabor de la bebida. Se usa mayormente en bebidas a base de té.

Dicarbonato dimetil (E242): se considera una esterilizante frío. Se lo inyecta en el producto inmediatamente al ser embotellado, elimina microorganismos que pueden estar en los contenedores. Se lo usa mayormente en bebidas energizantes.

Saborizantes: presentes en todas las bebidas gaseosas. Se obtienen de fuentes naturales o artificiales. Se usan para proporcionar un aspecto más amplio de sabores .

Colorantes: hace que el producto final sea visualmente más agradable. Corrige las variaciones naturales de color durante el procesado o el almacenamiento y da la característica propia de color de cada bebida. Tienen efectos adversos en niños con hiperactividad. Uno de los colorantes más utilizados es el color caramelo.

Sodio: el contenido de sodio está en el rango de 20 mg-100 mg por cada 240 ml, dependiendo del fabricante y del sabor.

fotorefresco

Elige la verdadera stevia. Edulcorante natural.

imagesCASMV06ZLa hoja de stevia puede consumirse de forma natural con muchos menos riesgos que el resto de edulcorantes artificiales sin calorías, normalmente se utiliza para endulzar todo tipo de preparaciones.

 

Además se puede plantar incluso en casa, solamente tenemos que comprar hojas disecadas y triturarlas convirtiéndolas en un fino polvo dulce. Las hojas de stevia se pueden usar tal cual, frescas o disecadas, para endulzar el café u otras bebidas de forma natural y segura.

Si verdaderamente deseamos obtener los beneficios de esta planta debemos consumirla en forma pura, incluyendo el Elige la verdadera stevia. Edulcorante natural.. De esa forma podremos esperar resultados positivos del consumo de stevia.

Se puede encontrar en herborarios en bolsas con el contenido de la planta seca, de esta manera sabemos que no tiene ningún añadido y es de forma “pura”.

Actualmente en los supermercados hay que tener mucho cuidado ya que si leemos detenidamente la información nutricional nos podemos dar cuenta que hay añadido más componentes y apenas el principio activo de la planta que es lo que realmente nos interesa.

El dulzor de la Stevia es particular a ella y diferente del dulzor de los endulzantes artificiales.

Algunos productos de stevia en polvo, lucen un bonito color verde y se describen como polvo verde de hojas de stevia pura, 100% natural. Esto puede ser motivo de confusión, ya que se podría pensar que la pureza de la stevia, dependería de ostentar dicho color. Sin embargo, la stevia en polvo que se emplea para endulzar no es verde, sino blanca.

Por ultimo tener en cuenta que sólo las hojas frescas o secas contienen en toda su integridad los principios activos que tienen propiedades terapéuticas.

966d859a79106411e362170732acb5ef