¿El mejor método para cocinar? Descúbrelo

Cada vez somos más las personas que nos preocupamos por nuestra salud y calidad de vida, sobre que alimentos son mejores para nuestro cuerpo y cuales son más perjudiciales.

Siempre tratamos de buscar que puede ser lo mejor para que un alimento se deteriore lo menos posible y guarde todas sus propiedades intactas o que pierda su valor lo menos posible, pero a veces no sabemos muy bien donde buscar la solución, o que hay muchos ignorantes por el mundo que te confunden o te hacen dudar.

Resulta que hoy en día conocemos muchos métodos para cocinar un alimento, microondas, sartén (salteado, fritos…), al horno (asado), microondas, hervido, cocido al vapor, etc.

¿Quieres saber cuál es el mejor de todos?

Pues bien,  soy de las que he usado la mayoría de los métodos para cocinar y también he investigado cada uno de ellos para saber sus pros y sus contras.

Te podría decir que el mejor método es cocido al vapor, pero ¿Por qué?

cocina_al_vapor_digital_650_watiosEs un modo de cocción en el que el alimento se expone al vapor de un líquido, generalmente agua, en ebullición.

Es una excelente técnica de cocina desde el punto de vista nutricional, ya que hay poca pérdida de peso y los nutrientes de los alimentos se conservan muy bien.

No se utiliza ningún tipo de materia grasa (aceites, mantecas…) por lo que al no calentarse el aceite a alta temperatura no se volverá toxico y no perderá propiedades antioxidantes.

Recomendaría siempre utilizar aceites en crudo después de cocinar el alimento, aprovechando así todos sus beneficios para la salud.

Además, este modo de cocción es más rápido que otros ya que no es necesario voltear las piezas que se están cocinando.

Algunos resultados de experimentos fueron:

Los expertos estudiaron los efectos de cocinar unos 150 gramos de brécol empleando dos tercios de un vaso de agua, viendo las diferencias de hervirlo a alta y baja temperatura, de cocinarlo al vapor y de emplear el microondas. Éste último, al usarlo durante cinco minutos a máxima potencia dió lugar a la máxima pérdida de nutrientes, entre un 74% y un 97% de tres antioxidantes esenciales. Un resultado similar es el que se obtuvo al hervir este alimento. Sin embargo, el brécol cocinado al vapor durante tres minutos y medio fue el que más beneficioso resultó ya que se perdió una mínima cantidad de antioxidantes (entre 0% y el 11%).

Según explica la investigadora Cristina García-Viguera, del departamento de ciencia alimenticia y tecnología de CEBAS-CSIC (Murcia), en nota de prensa, esto es debido a que “la mayoría de los componentes bioactivos se disuelven en el agua“.

¡Cuidado con algunos materiales ¡

El uso de utensilios de aluminio o cocinar con papel de aluminio son factores relacionados con la intoxicación por este meta

El acero inoxidable es bastante estable en contacto con los alimentos, pero libera pequeñas cantidades de estos metales pesados a la comida, por lo que no deben utilizarlo por ejemplo personas con alergia a alguno de estos metales. El más aconsejable es el acero quirúrgico (T-304) ya que no es poroso.

El Teflón Conocido como politetrafluorometileno, el teflón se utiliza para recubrir las superficies de los sartenes y volverlas antiadherentes, lo que permite utilizar menos aceite en la preparación de los alimentos. En teoría el teflón es seguro, sin embargo al calentarlo a 250°C se puede descomponer y ser tóxico.