La glutamina , funciones y usos.

l-glutaminaLa glutamina se ha considerado siempre como un aminoácido no esencial. Recientes investigaciones cuestionan esta afirmación, probando la verdadera importancia de la glutamina en la función humana y considerándola como un “aminoácido esencial condicionado o convertible en esencial” durante los periodos en el organismo sufre estrés, incluido en producido por el ejercicio. La glutamina es uno de los aminoácidos más abundantes en el cuerpo, donde constituye más de la mitad de nuestro depósito de aminoácidos además de ser el más abundante en el grupo intracelular de aminoácidos libres en el musculo.

Como los músculos, células intestinales, riñones, hígado y sistema inmunológico usan y necesitan glutamina, se crea una gran demanda, sobre todo en el caso de los atletas que entrenan duro. El papel que ocume la glutamina en el metabolismo de los diferentes órganos y tejidos es fundamental.

Sus funciones son múltiples:

  1. Constituyente de proteínas y péptidos corporales.
  2. Interviene en el equilibrio ácido-base como precursor de amonio urinario.
  3. Es precursor de aminoazúcares.
  4. Interviene en la detoxificación de sustancias (Sínteis de glutatión)
  5. Transportador de nitrógeno entre los tejidos (justo a la alanina es el principal compuesto que transporta aminonítrogeno desde el músculo a los diferentes órganos)
  6. Regulador de la sistesis hepática de glucógeno (es un aminoácido glucogenerico)
  7. Combustible respiratorio para algunos tejidos: intestino delgado y células de recambio rápido (células endoteliales, células tubulares renales, linfocitos, fibroblastos)

Todas estas funciones son ya importantes en condiciones fisiológicas. Recientes estudios permiten otorgar una importancia aún mayor a la glutamina en estados de estrés (individuo enfermo, diversos factores emocionales, el entrenamiento la dieta, lesiones).

En estas circunstancias se altera la homeostasis de la glutamina, así como su normal metabolismo celular, aumentando sus requerimientos por encima de la capacidad de síntesis del organismo. Ello hace que disminuyan los niveles sanguíneos de glutamina y se utilicen los depósitos de glutamina de los tejidos musculares para mantener así dichos niveles. Esta utilización de glutamina conlleva un efecto catabólico. Si el estado catabólico se prolonga en el tiempo puede aparecer deterioros en la estructura y función orgánica, por ejemplo, en el caso del musculo termina canibalizándose a sí mismo, precisamente lo opuesto a los objetivos de todos los que entrenan, ya que esto significaría perdida de tejido muscular lo que fácilmente ocurre en el ejercicio intenso.

El estrés y el entrenamiento intenso, produce glucocorticoides como el cortisol, emitidos desde las glándulas adrenales. Los receptores especiales de proteína transportan esas hormonas catabólicas hacia los núcleos de las fibras musculares donde inician una serie de reacciones que producen enzimas (incluyendo la sintetasa de la glutamina) que influencia fuertemente en el metabolismo muscular. La sintetasa de la glutamina aumenta la síntesis de glutamina en el musculo. El problema es que la glutamina se produce a expensas de proteínas criticas implicadas en la contracción muscular y esa es la razón de la autocanibalizacion y su paso de tejidos musculares a regular la concentración en sangre.

La forma de proteger la proteínas contráctiles del musculo en estas condiciones es asegurándose una ingesta adecuada de glutamina mediante la dieta rica en proteínas y con una cantidad adicional de suplementos de glutamina. Los alimentos con un mayor contenido en glutamina son los cacahuetes, las almendras, el pavo, las alubias y la soja.

¿Cúal es la dosis recomendada?

La dosis recomendadas de suplementos de glutamina son de 50mg por kg de peso corporal y día. Se recomienda ingerir la glutamina con el estómago vacío. Consumir antes del entrenamiento, al finalizar o incluso antes de dormir.