La música y los estímulos.

maxresdefault-01

La música es un método infalible de relajación. Pitagóras, Aristóteles y Platón ya creían que la música puede incluir física y mentalmente, que aumenta el bienestar social y que mejora la calidad de vida.

Escuchar música a diario reduce el dolor crónico hasta un 21% pues liberamos endorfinas que actúan como analgésicos.

Media hora a la semana reduce considerablemente los niveles de estés y ansiedad.15292726_1847748522110769_1931038627_o

La música con ritmo fuerte hace la concentración permanezca más aguda y los pensamientos más alertas.

Aumenta el rendimiento. Elimina la sensación de fatiga durante el entrenamiento y actúa como estimulante.

Puede mejorar la fuerza ya que algunos tipos de canciones activan la adrenalina y hacen que estemos “alerta”

Aumenta el optimismo al trasladarnos a un estado de ánimo mucho más positivo, aumenta la autoestima y la confianza en nosotros mismos.

15239324_1847748495444105_1282877178_nLa música suave mejora la capacidad de concentración y la calma. También facilita al sueño ya que regaja.

Refuerza la salud, ya que ayuda a reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial (bandas sonoras por ejemplo)

Escoge los sonidos que mejor te hagan sentir y no dejes de soñar, porque la música te acompaña en el el camino hacia tus metas.