spring-seeds-germinate-close-up-grass_s

Las ventajas de las semillas germinadas.

Los germinados son de los pocos alimentos que ingerimos cuando aún están vivos y ello permite aumentar de forma exponencial su valor nutritivo.

Las semillas germinadas encierran una potencia inversamente proporcional a su tamaño. Algo nada extraño puesto ellas deben fabricar todas las sustancias necesarias en la fase de desarrollo del germen. La germinación desarrolla las fuerzas vitales de las semillas y les proporcionan propiedades benéficas suplementarias.

Las semillas germinadas son también más digestivas que las semillas no germinadas. Todas las semillas contienen inhibidores enzimáticos, que neutralizan también nuestras propias enzimas digestivas, pero estas son desactivadas por la germinación. Además la germinación descompone el ácido fítico, una sustancia que impide la absorción de los minerales aportados por la dieta.

La germinación contribuye a una forma simple y natural de potenciar el valor nutricional de los vegetales.

12-hayuomtungmamxanh

Algunos de los beneficios más destacados de los germinados los describimos a continuación:

  • Fortalecen el sistema inmunitario
  • Mejoran el funcionamiento de la flora intestinal y fortalecen la misma.
  • Estimulan las secreciones del páncreas.
  • Permiten iniciar procesos de desintoxicación y depuración del organismo.
  • La concentración de enzimas ayuda a regenerar la sangre y los procesos digestivos.
  • Excelentes fuentes de vitaminas A,B, C y E.
  • Suelen ser bajos en calorías, por tanto muy buenos para perder peso, pero sin penalizar nuestra salud.
  • Revitalizan y remineralizan el organismo.
  • Los brotes contienen poderosos factores anticancerígenos.