17072

Metabolismo más activo. Alimentos y nutrientes que ayudan a la tiroides.

El mal funcionamiento de la glándula tiroidea (hipotiroidismo) causa la aparición de un metabolismo lento, y consecuentemente la aparición de ganancia de peso. Al comer ciertos alimentos y evitar otros, puede ser capaz de mejorar la función de la glándula tiroides y así controlar el peso.

17072

 

BAJO METABOLISMO AUMENTA RIESGOS DE RESISTENCIA A LA INSULINA

La hormona de la tiroides influye en la eficacia y velocidad de los intestinos para absorber la glucosa, también estimulan la conversión de proteínas y grasas en glucógeno cuando el nivel de azúcar en sangre es elevado, y en la transformación de glucógeno en glucosa cuando los niveles son bajos. (Esta conversión sucede en el hígado) La tiroides, junto con las adrenales, páncreas y el hígado, trabajan en equipo o dependen unos de otros para mantener unos niveles estables de azúcar en la sangre.

Las hormonas de la tiroides ayudan a aumentar la sensibilidad a la insulina, (La insulina interviene en el aprovechamiento metabólico de los nutrientes en las células), por esto cuando hay baja producción de hormonas tiroideas o Hipotiroidismo (aparte de una lentitud del páncreas para producir la insulina), se puede producir lo opuesto a la sensibilidad a la insulina, ya que baja la habilidad de la célula para absorber glucosa, o lo que se conoce como una “Resistencia a la insulina”. La resistencia a la insulina podría ser uno de los indicadores precoces de la diabetes tipo II.

Hay una relación directa entre la dieta y el impacto de las hormonas de la tiroides.  La comida que ingerimos con sus vitaminas, minerales y nutrientes disponibles regulan la síntesis y la utilización de las hormonas tiroideas.

Los sistemas endocrino y digestivo dependen uno del otro para una óptima absorción de nutrientes y el uso de estos para la síntesis hormonal.  Por lo tanto, a la hora de perder peso, es mucho más efectivo estimular y activar el metabolismo que reducir las calorías de una dieta moderada (como normalmente ocurre con las dietas de adelgazamiento).

A continuación mostraré una lista de algunos alimentos y nutrientes para la tiroides baja o que puedan ayudar a acelerar.

Primero ante todo aumentar el consumo de agua

Sabemos que en el hipotiroidismo el consumo de oxigeno esta disminuido, una manera de aumentarlo es consumiendo agua, eso ayuda a acelerar el metabolismo, a eliminar toxinas, a regular la evacuación, etc.

Proteínas (carne, pescados, huevos…)

Algunos expertos en salud atribuyen los bajos niveles de proteínas para el desarrollo de hipotiroidismo. Las glándulas tiroides puede no funcionar adecuadamente sin suficiente proteína, así que la comida que es rica en proteínas que forman parte de su dieta diaria. Los alimentos ricos en proteína también ha demostrado ser muy útil cuando se trata de controlar el peso

Ácidos grasos Omega-3

Son muy importantes para la función del cerebro y necesario para mantener saludable la tiroides. Los ácidos grasos Omega-3 pueden reducir la inflamación que causa la función tiroidea lenta.

Aceite de Onagra

El aceite de onagra es otro gran ingrediente que puede ayudar a los pacientes con hipotiroidismo. Al ser rica en ácido linoleico gamma (vidrio), el aceite de onagra tiene beneficios anti-inflamatorios y ayuda a aumentar los niveles de las hormonas tiroideas.

Al mismo tiempo, puede aliviar los problemas asociados con el hipotiroidismo, tales como la pérdida del cabello y el flujo menstrual abundante.

La recomendación general para la adopción del aceite de onagra es 2.8 gramos por día. Consulte a su médico para determinar la dosis adecuada para su caso.

Aceite de coco

El aceite de coco contiene ácidos grasos de cadena media que ayudan a mejorar el funcionamiento de la tiroides. También impulsará el metabolismo y aumentar la energía. Además, ayudará a mejorar la temperatura basal del cuerpo que es importante para los que se ocupa de la función tiroidea baja.

El vinagre de manzana

El vinagre de manzana también puede ayudar a lidiar con este trastorno de la tiroides. Se cree que ayuda a la desintoxicación, restaura el equilibrio ácido alcalino, facilita la pérdida de peso, y ayuda a regular hormonas y mejorar su metabolismo de la energía.

El vinagre de manzana también es útil para otros problemas médicos, como la diabetes, presión arterial alta, colesterol alto y otros.

Alimentos que contengan yodo

Dentro de los alimentos que pueden ayudar a mejorar y mantener la enfermedad bajo control está el yodo, pues regula la hormona tiroxina y ayuda al buen funcionamiento de la tiroides, para esto puede ser de gran beneficio consumir las algas, la sal de mar, los mariscos y la sal yodada.

Hierro.

Cuando la producción de la hormona tiroidea es baja, una condición llamada hipotiroidismo, cae la producción de glóbulos rojos. Si tus reservas de hierro también son bajas, el hipotiroidismo impide la producción de glóbulos rojos eficiente, incluso si tomas suplementos de hierro. En enero de 2009, los científicos de la Duzce University School of Medicine de Duzce en Turquía demostraron que la anemia por deficiencia de hierro que se acompaña de hipotiroidismo no se puede corregir con sólo suplementos de hierro, sino que la enfermedad de la tiroides también debe ser tratada.

El zinc, Está implicado en el proceso que convierte la hormona T4 en la hormona activa T3. La deficiencia de zinc afecta directamente las funciones del sistema inmunologico, se puede suplementar pero siempre junto con el cobre, pues aunque trabajan juntos cuando aumenta la concentración de uno, baja la del otro. y ambos (pero en equilibrio) son necesarios para la salud de la tiroides, por lo que se recomienda tomarlos juntos, como 25mg/día de zinc y 2 mg de cobre, la relación porcentual (o ratio) para un buen equilibrio de zinc/cobre en la sangre debe ser 15 de zinc por 1 de cobre, en los tejidos la proporción debe ser de 8:1 a favor del zinc. El desequilibrio de cobre-zinc puede impedir la conversión de T4 en T3, pero esto se notara solo si en el test se incluye el T3 libre (pues el tsh y t4 pueden aparecer normal).

Alimentos ricos en selenio

El selenio es un antioxidante muy bien con altas cantidades de enzimas esenciales anti-edad y anti-cáncer. El selenio también ayuda a reconstruir el sistema inmunológico. Se ha considerado como uno de los más importantes nutrientes que ayuda a regular los niveles de la tiroides. El selenio está presente en diversas formas naturales, tales como el arroz integral, arroz salvaje, trigo integral, quinoa, trigo sarraceno, las nueces del Brasil (sólo uno o dos deben ser consumidos), pasas, melaza, cebolla, ajo, productos de origen animal como el queso y los huevos, el pollo , carne de vaca, y también en algunos pescados como el atún. También está presente en otros productos como el bacalao, el pavo y la avena. Los mariscos son también importantes fuentes de selenio

Las algas

Las algas marinas como las, Kelp o el musgo de Irlanda, son ideales para la tiroides. Disponen de  yodo que es fundamental para tratar el hipotiroidismo, y, aunque en general se utilizan en las comidas, las algas no dejan de ser hierbas. Pero también hemos de decirte que no son útiles en todos los casos de hipotiroidismo, en ocasiones no son aptas con la medicación que llevan los pacientes y el organismo obtiene un exceso de yodo.

L-Tirosina

Una deficiencia de este aminoácido limita la cantidad de hormonas que la tiroides puede producir. Sin embargo, demasiado puede ser sobre estimulante para la persona. Para la cantidad recomendable consulte a su médico.

Si está tomando medicamentos para la hormona tiroidea, no se debe tomar la L-tirosina al menos que su médico se la haya recomendado.

Ciertas plantas pueden ser útiles en el tratamiento de tu glándula tiroides inflamada.

Jengibre

Se trata de una hierba que actúa como estimulante del sistema circulatorio muy adecuada para estos casos,e imprescindible para mantener la sangre en movimiento. Esto nos va a permitir no solo combatir la fatiga, sino también combatir esa sensación de frío tan característica del hipotiroidismo. Además, el jengibre es un buen digestivo, como casi todas las hierbas amargas.

Echinacea

Una hierba popular utilizada para estimular el sistema inmunológico , la equinácea se considera útil para aquellos que sufren de hipertiroidismo o tiroiditis . Un experto que tiene más de 20 años de experiencia en enfermedades autoinmunes da la raíz de la equinácea para sus pacientes y rara vez se ha encontrado con problemas importantes de adversidad.

La maca andina

Es una planta herbácea originaria del Perú, tiene un efecto tiroestimulante en pacientes con deficiencia tiroidea (hipotiroidismo), en especial si deben dejar progresivamente el tratamiento de reemplazo con levotiroxina. La dosis es difícil de establecer por falta de estandarización de los extractos brutos, pero es de unos 600 a 900 mg diarios. También tiene efecto estimulante pancreático por lo que es beneficiosa en diabéticos no insulino dependientes Diabetes II y en insulino dependientes tipo I.

También es rica en minerales como el magnesio, calcio, fosforo, potasio, yodo, bismuto, manganeso, azufre, sodio, cobre, selenio, yodo, bismuto, manganeso, silicio, hierro y estaño.

La canela

La canela es buena para reducir el azúcar en la sangre, pues incrementa la sensibilidad a la insulina y también ayuda a reducir el colesterol y los trigliceridos.

Té de cayena

El té de cayena puede ayudar a la circulación de la sangre, aliviando la sensación de frío tan común  en el hipotirodisimo. Además de ello, permite estimular el organismo y lo hace muy adecuado si lo tomas por la tarde.

Cúrcuma:

Cuando la glándula tiroides se inflama, se trata de una afección llamada tiroiditis. Esto puede incluir la enfermedad de Hashimoto. La cúrcuma puede tomarse con un suplemento llamada bromelina que ayuda a reducir la inflamación, por lo general se toma entre las comidas, 500 mg tres veces al día, de acuerdo con la Universidad de Maryland Medical Center. Un estudio realizado en 2002 por Deshpande, et al., Publicado en el “Indian Journal of Experimental Biology”, encontraron que las ratas con hipotiroidismo dado antioxidantes y cúrcuma inducidas por drogas pesaba menos, tuvieron niveles más bajos de colesterol y hormonas tiroideas menos reprimidas que las ratas con hipotiroidismo no dado que estos antioxidantes.

Ginseng siberiano

Ginseng siberiano es muy útil para estimular las glándulas suprarrenales y el timo, que apoyan el funcionamiento de la glándula tiroides. Esta hierba también ayuda a aliviar la fatiga, uno de los síntomas más comunes de hipotiroidismo.

Tomar una dosis de 100 a 200 mg de extracto de ginseng siberiano dos veces al día, antes del desayuno y antes del almuerzo. Asegúrese de consultar a su médico antes de comenzar un régimen de suplementos.

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del complejo B ayudan a la glándula tiroides en la producción de energía, en especial la B12, indicada en la anemia y la baja función tiroidea. Los alimentos con alto contenido de B 12 incluyen almejas, vísceras, carne, huevos, leche, cereales enriquecios, algas y levadura de cerveza. La B9 es otra vitamina B importante para la función tiroidea y se puede encontrar  en legumbres, aguacates, naranjas, col, espárragos, espinacas, coliflor, germen de trigo y pequeñas cantidades en los lácteos.

Las vitaminas A y D (yema de huevo, zanahorias…) son esenciales para la función sana de la glándula tiroides, y deficiencias de la misma puede resultar en la producción insuficiente de hormonas tiroideas.