Miostatina: ¿Inhibe el crecimiento muscular?

¿Qué es?

La miostatina (formalmente conocida como factor 8 de crecimiento y diferenciación) es descripta como una proteína encontrada en el cuerpo que, de acuerdo con algunas investigaciones, limita la cantidad de masa muscular que el cuerpo puede construir.

¿Ha habido investigaciones reales?

Aunque se han hecho muchos experimentos con animales, en humanos ha sido muy patrocinado Richard Sandrak, un adolescente con hipermusculación que no tiene el gen de la miostatina, por supuesto que junto a un plan de entrenamiento y dieta estricta es toda una celebridad que gracias a la dirección de sus padres ha incursionado en el mundo del culturismo como la mayor estrella joven inclusive vendiendo sus productos y realizando campañas publicitarias para evitar el sobrepeso en los chavales jóvenes.

Markus Schülke del Hospital Charité de la Universidad Humboldt – Berlín citó al primer niño con genes de miostatina donde sus dos cromosomas estaban inactivos por una mutación; la adenina en el quinto nucleótido estaba cambiada por una guanina; de esta manera la mutación transformó una parte no codificada del gen, que era una zona muy altamente conservada, y esto gracias a algunos mecanismos interrumpe la biosíntesis de esta pequeña proteína; comprendiendo así la ausencia en el serum sanguíneo del niño; en resumen la actividad reducida de la miostatina ha hecho que los músculos esqueléticos del niño sea el doble de grande logrando ser físicamente muy fuerte; su madre un atleta profesional tiene también la misma mutación y hay una relación genética con sus parientes cercanos que son excepcionalmente fuertes.

Se ha probado en algunos ratones a los que se había dispuesto genéticamente para que no tuvieran miostatina consiguieron mucho mayor tamaño muscular, aparentemente como resultado de la combinación de la hipertrofia (crecimiento de las células musculares) y la hiperplasia (incremento del número de células musculares). Los ratones también tenían menos grasa, y la incrementaban en menor cantidad que los otros roedores aunque comiesen lo mismo. Por eso algunos científicos suponen que los inhibidores de la miostatina podrán tratar la obesidad y la diabetes.

¿Entonces la miostatina que perjudica a los músculos?

19477Queráis o no, la proteína miostatina está en vuestros bíceps y en todos los demás músculos esqueléticos del cuerpo. Trabaja duramente para ralentizar la velocidad del crecimiento de las células musculares intentando prevenir que los seres humanos se desarrollen “demasiado”. Al bloquear la miostatina, los científicos esperan potenciar la masa muscular en pacientes que padecen cáncer, sida y otras enfermedades.

 

Como la proteína resulta específica para los músculos esqueléticos y no parece actuar sobre los músculos del corazón, los intestinos o las venas, los investigadores creen que al bloquearla conseguirán menores efectos secundarios que con las terapias de testosterona u hormona del crecimiento.

¿Hay alguna forma de reducir la miostatina?

  • Entrenamientos intensos. La intensidad del entrenamiento es la clave para reducir la miostatina. Comparando dos estudios realizados al respecto, es precisamente la intensidad del entrenamiento lo que provocó los mayores cambios en los niveles de miostatina. Más intensidad, menores niveles de miostatina.
  • Evitar la acidez excesiva. La investigación en animales ha demostrado que la miostatina se activa en presencia de ácido (pH bajo). Precisamente esta acidificación muscular es más patente en deportes de alta intensidad como el nuestro, con niveles elevados de ácido láctico y frecuentes comidas ricas en proteínas. Por eso una dieta compensada rica en los llamados “alimentos alcalinos” como verduras y frutas (lechuga, espinaca, col, guisantes, coliflor, apio, zanahorias, tomates, etc), melones, sandías, almendras, castañas, etc… puede evitar en teoría una excesiva elevación de la miostatina.
  • Evitar la monotonía en la alimentación. Es cierto que la alimentación regular es fundamental para contrarrestar el catabolismo muscular. Sin embargo, ciertos estudios nos dicen que la expresión del gen miostatina y la restricción calórica tienen una conexión. Por eso, ciertos cambios programados en nuestros niveles calóricos o incluso, algún día de ayuno esporádico controlado, es para algunos expertos una manera de mantener en jaque la expresión de miostatina, a la vez que desintoxicamos y depuramos nuestro organismo.

¿Hay algún suplemento o alimento que ayude?

Podemos decir que sí, pero algunos necesitan estudios más exhaustivos para determinar si son 100% eficaces.

  •  Alimentos que contienen sulforafano (Brócoli, coliflor, col) Científicos molecurares de la Universidad de Bonn han descubierto que desactiva la miostatina, y por ellos tener un efecto anabólico.
  • El chocolate negro que contienen epicatequinas, actúan como inhibidor de la miostatina, aumentando el radio de folistatina/miostatina en un 49,2%+/-16.6%.
  • Algunos suplementos: La creatina, los precursores de óxido nítrico y/o las fórmulas pre-entrenamiento, además de mejorar considerablemente la intensidad de nuestro entrenamiento, han demostrado reducir la expresión de este gen. También, un producto de MHP ha demostrado en estudios clínicos mejorar la inhibición de este gen hasta en un 46%, el MYO-X. La vitamina D que funciona como prohormona puede ayudar ya que aumenta la folistatina.
  • La glucosamina y una sustancia basada en unas especies de algas marinas llamadas Cystoseira canariensis parecen bloquear la miostatina. Aunque la glucosamina no ha demostrado ejercer efectos sobre el desarrollo muscular, se están explorando los compuestos relacionados con ella.

Personalmente pienso que faltan estudios, pero se pueden llevar algunos de los puntos anteriores mencionados. La genética de cada persona también va a determinar el nivel de miostatina que tenga en los músculos y ese factor no podemos modificar. Científicos siguen investigando para curar atrofias u otro tipo de enfermedades pero no para mejorar un rendimiento físico de una persona normal.